fbpx

6 errores que debes evitar para iniciarte en el culturismo.

El culturismo ahora mismo se encuentra en el momento de mayor éxito, tanto a nivel de deportistas federados como no federados. Hay mucha promoción por redes sociales  de categorías como el Men’s Physique, el Men’s Short y la categoría Bikini Fitness. Son modalidades muy estéticas y muy relacionadas con la moda, la publicidad y la fotografía que se basan en físicos posiblemente alcanzables, desde el punto de vista de una persona que practica deporte y quiera alcanzar esa meta.

Ahora bien, de cada 100 personas que deciden iniciarse con esa meta, ¿cuántas lo consiguen? Esas personas una vez puestas en marcha no imaginaban la dureza de este deporte y terminan desistiendo o autoexcusándose para dejarlo en el camino y no sentirse mal, porque hubo una razón superior que les empujó a dejarlo. No sabría establecer un porcentaje acertado, pero una gran mayoría de esas personas que empiezan fracasan en el primer mes.

Vamos a analizar por qué ocurre eso y cómo deberíamos plantearnos nuestro propósito para poder alcanzarlo. Te daré claves prácticas que llevadas a cabo te asegurarán no quedarte en el camino.

Lo bonito de nuestro deporte es que cualquiera que tenga claro el físico que quiere puede conseguirlo, sea cual sea su condición o su estado inicial. Eso no quiere decir que todos lo consigan, porque para ello es necesario cumplir una serie de requisitos. Principalmente los relacionados con aspectos psicológicos y emocionales, que no todos están dispuestos a poner en práctica.

Te voy a ofrecer una lista de puntos que te ayudarán a conseguir tus metas. Desde mi experiencia y después de muchos años como entrenador, formador y preparador he podido establecer y resumir.

El primer punto: El error de planteamiento

Un gran porcentaje de personas que se inician en un gimnasio, como el 100% del que se inicia en el culturismo en cualquiera de sus categorías, pretenden una mejora del físico. La cuestión viene en cómo plantear ese camino, porque si lo que pretendemos es competir estaremos cometiendo un error, porque será un camino que tarde o temprano abandonaremos, ya que solo estaremos basándonos en conseguir la meta. Es un aspecto externo a nosotros y todo aquello que no surge desde nuestro interior, no tendrá la suficiente fuerza como para poder hacernos superar todas las dificultades que surjan en el camino.

En cambio, si invertimos ese planteamiento y establecemos como nuestra meta la mejora del aspecto físico, sea el porcentaje que sea, será un camino desde el interior porque buscamos sentirnos plenos con algo que no nos satisface. En este caso, la competición sería la recompensa a ese trabajo diario.

Con este planteamiento conseguiríamos muchos menos abandonos por diferentes motivos. Ya sean adversidades del camino o factores externos a la competición que nos lleven a no conseguir aquello que creemos que merecemos.

Entonces podemos establecer que el error inicial parte de la formulación del planteamiento, que por supuesto incluye a los entrenadores que inculcan a sus deportistas la competición como principal objetivo y no como premio. Porque no olvidemos que en este deporte la principal competencia es con nosotros mismos, buscando una mejora de nuestro físico y no contra ningún oponente.

Para conseguir avanzar en ese camino, todos los deportistas tienen que disponer de unas habilidades:

  • Aprender a conseguir ese físico que deseamos.
  • Seguir aprendiendo una vez hemos conseguido nuestras metas. Ya que nuestro deporte vive una continua evolución donde cada día salen nuevos conocimientos.
  • Aprender a conservar ese estado físico que hemos logrado, para que la siguiente preparación que hagamos podamos partir con un nivel superior del que habíamos empezado anteriormente.

El segundo punto: Falta de compromiso

Hay un aspecto muy claro y es que si no tenemos el físico que deseamos es solo y únicamente debido a nuestra falta de compromiso con nosotros mismos para conseguir el objetivo.

Este es un factor clave que nos hace ver la primera dificultad que surja como un obstáculo insalvable y que nos hará renunciar a seguir. En cambio, cuando nuestro compromiso es del 100 % no habrá nada que nos haga tirar la toalla, y nunca existirá esa excusa tan conocida como es la falta de tiempo. Porque estableceremos un orden de prioridades que nos permitirá hacer las tareas que consideramos más importantes y con las que estamos más comprometidos.

Si establecemos un orden de prioridades correcto no puede existir la falta de tiempo, nunca lo hay, lo que sí existe es una mala gestión de este en función de nuestras prioridades. Tenemos que dedicar el tiempo que tenemos a lo que realmente nos importa, que son aquellas tareas que nos van a hacer conseguir nuestros objetivos.

Tenemos que saber que para que surja ese compromiso primero tendrá que haber en nuestra mente eso que queremos conseguir, tendrá que existir ese deseo de alcanzar una meta. Ese compromiso hará que tengamos la capacidad de seguir un plan establecido pese a no ver el hecho o el resultado en el aspecto material. Es un pacto que adquieres contigo mismo y con la persona que te guiará a conseguirlo, y justo desde ese instante comienzas a vivir de otra manera sintiendo ya ese cambio que inicialmente parte desde tu interior. Los resultados físicos no sabemos si llegarán en un año, en dos… pero insisto, en que partimos de un deseo que surge desde nuestro interior, y en el caso de nuestro deporte, hacemos partícipe a otra persona, con la cual debemos mantener ese compromiso.

Ese compromiso no te asegura que vayas a conseguir el resultado, no te dice que si te comprometes conseguirás una victoria u otro objetivo, pero si te asegura esforzarte al máximo para conseguirlo y esa es la mayor satisfacción, porque está basada en uno mismo.

La sinceridad implica ser conscientes de en qué grado no estamos cumpliendo lo que debemos, por lo tanto, contarse verdades implica saber que no hemos hecho lo que debemos y esa acción pasa a ser pasado, y como todo pasado, ya no puede ser modificado ni compensado. En cambio, la práctica habitual es contarse la mentira de que como no hice tal comida como debía, pues ahora me quito ciertas calorías de la siguiente o de otro día y así compenso el peso. Es la gran mentira que muchos se cuentan cuando suben a una báscula  y estar tranquilos que no han fracasado en esa meta a corto plazo. Cuando todos sabemos que los excesos de calorías se acumulan en forma de tejido graso, y que los déficit de calorías radicales o eliminar comidas implica una pérdida de tejido muscular, una respuesta defensiva del organismo alterando niveles hormonales, retenciones de fluidos y cúmulo de tejido adiposo preparándose para aportar energía en el caso de necesitarla.

El tercer punto: Quejas

Nos focaliza la atención aspectos que no deseamos, con lo cual estamos favoreciendo los aspectos negativos. Además, esas quejas son contagiosas, porque siempre que nos quejemos delante de otras personas, la mayor parte de veces nos apoyarán esas quejas y nos entenderán el que abandonemos. En este caso estaremos creándonos una manera de autoexcusarnos, porque pensaremos que no somos los únicos que ven esa queja y al final la aceptaremos como que no estamos equivocados y nuestro ego se queda tranquilo.

El cuarto punto: Falta de claridad sobre el resultado que esperamos

Todo aquello que esté establecido como algo difuso nunca ayudará a que se complete. Debemos de establecer por escrito qué queremos conseguir con todo tipo de detalles y eso creará un estado de felicidad. Porque tenemos una meta concreta, sabemos qué queremos,  y por lo tanto, haremos elecciones en el día a día que nos encaminaran a eso.

El quinto punto: Compararse con los demás

Pensar que somos menos que el resto, que todos consiguen sus metas, sus cambios de físico, pero que nosotros no somos capaces, eso solo son límites que uno mismo se pone.

El sexto punto: No alegrarse de las mejoras o de los objetivos de otras personas

Si alguien consigue lo que se propone  no nos está quitándonos a nosotros la posibilidad.

Además, existe el hecho comprobado que cuanto más te rodees de gente que consiga sus metas, que luchen por lo mismo que uno, más se facilitará el camino hacia ello. Incluso podrá hacer que se ahorre tiempo en errores que ellos mismos cometieron. Por eso la importancia de pertenecer a un grupo de fitness, o rodearte de gente que lo practique todo será más sencillo y motivante.

Por lo tanto la envidia o el celo a los demás es algo absurdo en este mundo.

Una vez tratados los puntos que pueden hacer que no consigamos nuestros objetivos te daré tres consejos que deberían terminar convirtiéndose en hábitos y te facilitarán el progreso.

  1. Pregunta al que sabe y disponte a comprar conocimiento. No cometas el error de creer que tienes la verdad absoluta sobre cómo entrenar, cómo alimentarse o cómo enfocar una preparación. Cuanto más te relaciones con personas de reconocido prestigio en este deporte, te darás cuenta de que ellos son los primeros que reconocen la limitación del conocimiento y de la ciencia supeditándola al momento actual. Con esto quiero decir que hace unos años la verdad que se creía absoluta a día de hoy no lo es, y la que es en el momento actual posiblemente dentro de unos años no lo será.
  2. Lleva siempre tus comidas encima para poder sentirte tranquilo, pase lo que pase cada día, surja lo que surja,  tú siempre dispondrás de tus alimentos para no romper tu rutina.
  3. Plantea tus objetivos anuales porque durante la temporada surgirán situaciones inesperadas que podrían alterar el proceso normal como lesiones, enfermedades …, si el incidente supone estar dos semanas sin poder entrenar o llevar la dieta tal cual está planteada supondría una situación decisiva y estresante. Pero si ese mismo suceso se mira desde un punto de vista de largo plazo como 365 días, el haber tenido que detener la preparación 5 días no supone un obstáculo que tenga incidencia en el resultado final.

¡Puedes dejarnos tus dudas o comentarios aquí debajo y te responderemos! 👇

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *