Azafrán

 

El azafrán, también llamado oro rojo, se presenta como un remedio natural que ayuda a mejorar nuestro bienestar tanto físico como psicológico.

Conocido desde la antigüedad, el azafrán se ha empleado en medicina natural para tratar diversas dolencias: en oriente era usado para luchar contra la depresión ligera, pues se decía que traía alegría y sabiduría. También era usado como analgésico para las encías cuando a los niños les salían los primeros dientes y como medicina estomacal.

A parte de estos usos tradicionales, desde un punto de vista científico, el azafrán es uno de los vegetales más ricos en riboflavina (vitamina B2). Contiene además crocinas, responsables del color, que actúan sobre el neurotransmisor noradrenalina y safranal, responsable del olor, que actúa sobre la serotonina, neurotransmisor involucrado en el estado de ánimo del individuo.

El azafrán se extrae de los estigmas de la flor de la planta Crocus sativus (zona superior del pistilo, que sigue al estilo), en un proceso casi artesanal, lo que hace que este extracto sea excesivamente caro, por lo que lo normal es encontrar productos donde las crocinas y el safranal son añadidos sintéticos artificiales. Vitobest®, en su producto Azafrán comprimidos, ha optado por usar solamente azafrán 100 % natural, sin añadidos sintéticos, fabricado específicamente para nosotros con el máximo respeto por el medio natural.

 

 

 

 

Modo de empleo:

Tomar 1 comprimido al día junto con un alimento, o seguir la recomendación de un profesional.

 

Presentación:

Caja con bote de 50 comprimidos

 
Los productos aquí mostrados son suplementos nutricionales según lo establece la Directiva Europea 2002/46/CE sobre complementos alimenticios.  Los suplementos alimenticios no tratan de sustituir una dieta equilibrada y variada, únicamente se presentan con el fin de complementar la ingesta de nutrientes de una dieta normal. La información descrita sobre los ingredientes puede no estar relaccionada con el efecto final o los beneficios dque este pueda realizar. Tampoco tratan, previenen, diagnostican o curan ninguna enfermedad, hechos atribuibles a los medicamentos, según define la Directiva Europea 2004/27/CE, de 31 de marzo, del Consejo y del Parlamento Europeo sobre medicamentos. Los productos no deben utilizarse como sustituto de una dieta o medicación y deben estar fuera del alcance de los niños. El consumo de los productos debe ser controlado por un profesional, ante cualquier duda, siempre consulte a su médico.
 

OPCIONES:


VOLVER A LA CATEGORIA PRINCIPAL



NOVEDADES

Descubre nuestras novedades en esta sección