Proteína: ¿concentrada o aislada?

Imagina el escenario. Ante ti hay dos botes de suplementos de proteína. Tienen el mismo tamaño y la misma marca, pero no son iguales. El primero contiene proteína concentrada y el segundo aislada. ¿Cuál eliges?

Si eres un conocedor del tema seguro has respondido enseguida. Sabes lo que quieres y cómo conseguirlo. Pero si es la primera vez que te enfrentas a esta disyuntiva o si aun tienes dudas sobre alguna, no te preocupes, aquí podrás encontrar todo lo que necesitas saber.

¿Origen animal o vegetal?

Según la Organización Mundial de la Salud, una persona adulta sana debe consumir diariamente entre 0,8 y 1 gramos de proteína por cada kilo de peso para fortalecer y mantener los huesos, los músculos y la piel en condiciones normales. Esta cantidad equivale a entre 56 y 90 gramos para un hombre de peso medio y poca actividad física, y entre 46 y 75 gramos para una mujer con esas mismas condiciones.

Una dieta saludable puede suplir estas necesidades. Pero hay situaciones en las que esta sola no es suficiente. Ya sea porque practicamos ejercicios con frecuencia, por recomendación de un especialista o como complemento a nuestra alimentación, los suplementos pueden ser grandes aliados. Conocer su procedencia es el primer y más importante elemento a tener en cuenta.

Las proteínas de origen vegetal se crean a partir de los aminoácidos disponibles en las verduras, los frutos secos y los cereales, de ahí que sean bajas en grasas y muy ricas en fibra y compuestos antioxidantes, pero deficitarias en uno o más aminoácidos esenciales. Por su parte, las de origen animal (leche, huevo, carne y pescado) se consideran alimentos completos porque contienen el aminograma que nuestro cuerpo necesita.

Por las ventajas que representa esta cantidad de nutrientes en su composición, la más utilizada como materia prima de suplementos nutricionales es la de procedencia animal, y dentro de esta, la de suero de leche o Whey Protein.

Más rápido, mejor

Resultado del proceso de elaboración del queso, el suero de leche contiene: caseína (un 80 %) y proteína de suero (20 %). Ambos constituyen excelentes fuentes de proteína, pero la primera se digiere y se absorbe a una velocidad menor (6-7 gramos por hora) que la segunda (8-10 gramos por hora).

De ahí que, mientras los suplementos de caseína se recomiendan para la conservación de nuestros músculos durante el descanso nocturno; los de proteína de suero se utilizan para aumentar y preservar la masa muscular durante o después de la práctica de actividades físicas.

Iguales y diferentes

Una vez conocido esto podemos hablar entonces de los dos tipos de proteína de suero de leche disponibles en el mercado: concentrada y aislada. Provenientes de una fuente común con todos los nutrientes de esta, su principal diferencia radica en los procesos de filtrado a los que se someten para aumentar su nivel de pureza.

Proteína de suero concentrada o Whey Protein Concentrate (WPC)

La WPC es el resultado de un proceso llamado ultrafiltración de la proteína de suero de leche que permite obtener un concentrado de proteína al 80 % con menos grasa y lactosa que su forma natural.

Generalmente clasificado como el más básico de los tipos de proteínas de suero, la WPC constituye la presentación con mayores niveles de compuestos bioactivos (aunque este indicador puede variar según la calidad de la materia prima). Asimismo, el someterse a un solo proceso durante su elaboración es otra de sus mayores fortalezas ya que permite conservar en buen estado la mayoría de las fracciones de proteína de suero de leche “beneficiosa”, y da como resultado un producto menos costoso.

Proteína de suero aislada o Whey Protein Isolate (WPI)

Con un 90 % de proteína, la WPI se obtiene mediante un proceso de filtrado más fino y minucioso que elimina una mayor cantidad de grasa y lactosa de su composición. El resultado es la proteína más pura del mercado, con una mayor velocidad de asimilación que la WPC (ideal si buscamos una proteína para tomar después de un entrenamiento intenso en cualquier disciplina).

Además, debido a este mismo procesamiento, la WPI constituye una excelente opción para las personas diabéticas, con intolerancia a la lactosa o que siguen una dieta baja en carbohidratos, sin perder los beneficios proteicos del suero de leche.

De modo que, si nuestro objetivo es suplementarnos con una Whey Protein más completa, la WPC es la ideal. En tanto, si buscamos una mayor concentración de proteína, con mayor velocidad de asimilación, debemos escoger una WPI. ¿Ya sabes cuál es la que necesitas?

¡Puedes dejarnos tus dudas o comentarios aquí debajo y te responderemos! 👇

Vitobest

Vitobest

Marca de nutrición para salud y deporte enfocada en la creación y promoción de mejores hábitos de vida.

Ver todas las entradas de Vitobest →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *