entrevista Katharina Thanderz

Entrevista a Katharina Thanderz.

¿Sabes cómo fueron los inicios de Katharina Thanderz en el deporte? ¿Cuándo decidió apostar por sus sueños? ¿Cómo llegó a convertirse en la actual campeona interina de boxeo? ¿Qué suplementos la han ayudado a prepararse para el mundial? ¿Cuáles son sus mayores fortalezas? No puedes perderte esta entrevista en exclusiva para Vitobest®.

¿Cómo fueron tus inicios en el deporte?

Desde que era pequeña me gustaron mucho los deportes de contacto, pero no tuve ocasión de practicar ningún arte marcial o algún otro deporte de contacto hasta los 18 años porque mis padres no querían. Cuando cumplí esa edad comencé a practicar kick boxing. Me encantó desde el primer día y mientras lo practiqué obtuve varios resultados: Campeona de España (2010, 2011, 2012), Campeona de Europa (2011) y Campeona Mundial (2011)

¿Por qué el cambio al boxeo?

Cambié al boxeo porque en todos los años que estuve practicando kick boxing mi estilo era más de boxeadora, sacaba más puños que piernas. Además, lo que experimento cada vez que me pongo los guantes de boxeo es único, también lo es la sensación de agotamiento extremo cuando termino de entrenar.

Pero lo más importante fue que entre 2009-2010 conocí a Jesus Labrador Felipe, mi actual entrenador. Con él hubo una química muy buena desde el inicio y pude ver que mi boxeo evolucionaba muchísimo y estaba cómoda con él. Desde ese momento sentí que había encontrado mi camino al 100 %.

Has tenido una carrera profesional muy corta, pero con muchas satisfacciones. ¿Cómo llegaste hasta hoy?

Cuando empecé con el kick boxing estuve dos años enteros entrenando antes de competir, y cuando pude hacerlo, perdí mi primer combate. Pero eso no me desmotivó en ningún momento, al contrario, me dio más ganas de competir de nuevo para sacarme esa espina y hacer lo que sentía que podía hacer muy bien, porque tenía las cualidades para ello.

Como boxeadora amateur tuve una carrera muy corta por no ser española. Como esta condición me impedía estar en el equipo y en la selección nacional de boxeo, solo peleaba dos veces en un año (quienes están en esa categoría pelean prácticamente cada mes y tienen mucho ritmo de pelea).

Eso, unido a que por mi estilo pensaba que el boxeo profesional iba a ser mejor, decidí pasarme al boxeo profesional en 2016. Fue una decisión difícil porque implicó dedicarme solo al boxeo (hasta ese momento lo combinaba con otro trabajo). Pero la tomé sabiendo que era lo correcto si quería llegar a lo más alto en mi carrera deportiva. Al año siguiente, cuando gané el campeonato de Europa y con él mi primer título como boxeadora, me convencí de que fue lo correcto.

Después de ese vinieron otros combates y títulos igual de importantes hasta que el año pasado (2019), en noviembre, tuve la suerte de pelear en Oslo por el Título Mundial Interino del Consejo Mundial de Boxeo. Ganar ese combate fue lo que me hizo aspirante al título absoluto del Mundial que voy a disputar próximamente (14 noviembre 2020).

¿Cómo te preparas para este tipo de combates?

El boxeo es un deporte muy exigente tanto a nivel físico como mental así que la preparación es clave en todo momento para llegar bien a los combates.

Mi entrenamiento lo divido en dos sesiones: una por la mañana enfocada a la preparación física para el boxeo, y otra por la tarde más específica de técnica y táctica. Ambas dependen mucho de la etapa en la que nos encontramos. Si estamos muy lejos de un combate trabajamos más la fuerza máxima, y si estamos más cerca trabajamos más la resistencia a la fuerza explosiva, porque realmente el boxeo es eso: explosividad, velocidad, fuerza.

También trabajamos mucho con las vías metabólicas, y dentro de estas, para mí como boxeadora, la más importante es la vía glucolítica. Aunque el boxeo comprende tanto la parte aeróbica como anaeróbica, y la preparación de ambas es clave para llegar al 100% al combate.

Para este combate y categoría en particular has tenido que perder bastante peso. ¿Qué ha representado este aspecto dentro de la preparación?

Una de las complejidades del boxeo, o de cualquier deporte que se divide por categorías de peso es precisamente el llegar a la categoría de peso a la que uno compite. Y no siempre es una tarea fácil. Es una preocupación extra que llevamos muchas veces y por eso creo que es tan importante estar en manos de profesionales que te ayuden a llevar una buena alimentación, a suplementarte correctamente y alcanzar tu peso. Como lo más habitual es que tengamos que perder peso importante hacerlo progresivamente sin dejar de nutrirnos y suplementarnos bien. En mi caso tengo un nutricionista y un médico que me ayudan y guían cada semana; y eso me permite centrarme de lleno en los entrenamientos.

Otro elemento clave a tener en cuenta es la suplementación. Al tener que crear sí o sí un déficit calórico importante, necesitamos suplementarnos para adquirir los nutrientes necesarios y estar al 100% y con toda la fuerza. En mi caso, trabajar con Vitobest es claramente una ventaja porque tienen todos los productos que me hacen falta: proteínas, creatinas, glutamina y vitaminas.

Son varios los medios de comunicación que te ven hoy como una referente del boxeo femenino. ¿Qué significa esto para ti?

Ser una boxeadora profesional ha sido todo un reto porque este todavía es un deporte muy masculinizado. Por ejemplo, cuando yo empecé no había tantas referencias femeninas. Pero creo que cada vez somos más las boxeadoras que estamos haciéndole el camino un poquito más fácil a las que vienen detrás, y eso siempre es algo que me hace muy feliz.

Todavía queda mucha desigualdad, pero lo importante es hablar del tema, no callárselo, que la gente realmente sepa que estamos luchando para que se nos trate igual que a los chicos porque hacemos el mismo esfuerzo, entrenamos igual, y somos igual de capaces. Además, cada día hay más personas interesadas en ver boxeo femenino, hay más promoción, más marketing, y están saliendo más combates buenísimos de chicas en la televisión. Es un orgullo para mí ser, a día de hoy, una referencia para esas chicas más jóvenes que apenas comienzan.

¿Cuáles crees que son tus mayores fortalezas como atleta y como mujer?

Creo que no rendirme. Porque llegar hasta aquí no ha sido fácil, y ha habido muchos momentos de decir: ¡lo dejo! Pero no lo he hecho. He decidido seguir siempre ahí, al pie del cañón, y darlo todo en cada entrenamiento. Contar con un equipo maravilloso como el que tengo y que me apoya al 100% en las buenas y en las malas, es otra fortaleza. También creer en mí misma, querer mejorar, evolucionar, y entrenar con mucha alegría siempre.

¡Puedes dejarnos tus dudas o comentarios aquí debajo y te responderemos! 👇

Vitobest

Vitobest

Marca de nutrición para salud y deporte enfocada en la creación y promoción de mejores hábitos de vida.

Ver todas las entradas de Vitobest →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *